web analytics

La diferencia de Safari

por
La diferencia de Safari
¿Saben cual es el gran defecto de los blogs, incluyendo los míos? Los textos. Hay bitácoras con artículos realmente interesantes, pero muy extendidos. Y en Windows se debe hacer un importante esfuerzo visual para leer párrafos contundentes. Sobretodo en aquellas páginas donde los textos son compuestos con fuentes con serifas tipo Times New Roman, Georgia o Palatino.

Y mis blogs no se salvan: por mucho que me haya esforzado en otorgarles un diseño que permite párrafos con fuentes no complejas de leer y con un alto de línea respetable, igual las características de Windows provocan que no resulte fácil leerlos. En especial en aquellos muy largos, como los que publicó acá.

Microsoft solucionó parcialmente el problema con ClearType, un sistema que muestra textos “con bordes más suavizados”, es decir, con calidad más cercana a si estuvieran impresos en papel. ClearType debutó en Windows xp, donde hay que activarlo para que funcione. En Windows Vista ya está activado desde el principio.

La solución resulta parcial en primer lugar porque en un gordo monitor convencional, por lo general las fuentes con ClearType se ven borrosas. Y en segundo lugar y más importante, porque en los LCD, los monitores flacos, las fuentes ClearType no se ven lo más cercano al papel que Microsoft promete. Y hay LCDs en los que se debe activar ClearType, de otra forma se hará un esfuerzo visual considerablemente superior al que efectúas en un monitor convencional sin ClearType.

La reciente “llegada” del navegador Safari a Windows, mostró por primera vez en el sistema operativo de Microsoft lo que realmente significa suavizar los bordes de los textos de una página web para que estos sean más fáciles de leer para un ojo promedio. Sin importar si usa el más reciente monitor LCD o el veterano monitor gordo de rayos catódicos. Esa, es la gran diferencia de Safari y no si acaso muestra las páginas más rapido que Mozilla Firefox u Opera.

Continúa leyendo “La diferencia de Safari”
Cómo se ve tangerine en Safari

En julio de 2007 Apple anunció que su navegador Safari dejará de ser otro privilegio para los poseedores de un Macintosh: su próxima versión también podrá usarse en Microsoft Windows. Lo anunció presentando una versión no finalizada de este Safari para Hasefroch xp, 2000, Server 2003 y (hasta la) Vista, que de inmediato fue probado y calificado por la gran multitud computina; quienes, como si trabajaran para la CTU, ya a la primera hora lo habían explorado en su integridad: y enviado a la hoguera virtual por una serie de errores demasiado visibles, desaprobación que no varió al terminar ese día.

Hubo a quienes simplemente el navegador no les funcionó (lo instalaron, hicieron clic en la brújula para iniciar Safari… y jamás inició). Otros hacían clic en el botón de los marcadores con forma de libro y ¡sorpresa!: la ventana de Safari se hacía humo. O ingresaron a sus foros favoritos y descubrieron que los enlaces “no aparecían”. Y podría continuar nombrando ejemplos hasta el infinito: Realmente probar Safari para parte importante de los primeros conejillos de indias resulto eso, un safari de lo más salvaje,

Todo ocurrio mientras Apple presentaba en sociedad (definitivamente Steve Jobs y compañía deben ser fans de “24”: muchas cosas pasaron a la vez en un solo momento) el nuevo diseño de su sitio web, una página que duró más de seis años sin grandes cambios importantes en este aspecto.

En este nuevo site aparecía en un lugar no destacado pero sí visible el anuncio de la llegada de Safari al mundo Hasefroch. Que te conducía a la página que destina a promocionar al Safari, en la que destacan sus características y que es un navegador más rápido que sus competidores. Y una invitación a descargar una versión “Public Beta” del navegador. Craso error:

No todos los usuarios de computadores tienen que saber qué significa que un programa esté en “Public Beta”. La página que promociona Safari está redactada para que cualquiera, no sólo un informático, conozca sus características, se entusiasme y le den ganas, muchas ganas de cliquear el botón “download” y se baje el programa a su pecé. Es más, a simple vista, pareciera que la página te invita a descargar una versión de Safari para Windows que funcionará.

Yo vi la página, yo me entusiasmé. Y yo presioné con mi ratón el llamativo botón “download” e instale el programa… pero al tarro del cibercafé en el que me encontraba, un pecé con Hasefroch Server 2003.

Sólo me funcionaron tres webs: mis dos blogs y el de mister David Bravo. Y más allá de ello, cómo se mostraron aquellas páginas fue lo que me llamó la atención: no parecía que estuviera leyendo una página web: ¡parecían letras impresas! Y estaba leyendolas en un feo y descuidado monitor gordo Olidata, tal vez los de peor calidad.

Volvamos a lo que escribí al iniciar este post: La novedad más relevante de Safari y que lo diferencia de los demás navegadores para Windows es, en mi opinión, la forma en que muestra los textos. Otras novedades que representan la llegada del navegador de la manzana a Hasefroch sólo serán comprendidas por los informáticos (como, por ejemplo, la tecnología que hace que esto sea posible).

Y, las demás novedades (cómo organiza los marcadores, el lector de RSS, etcétera), serán valoradas en función de cual es el browser para Windows que más usas. Por que se trata de prácticamente lo mismo que ya se puede ver en las actuales versiones de los demás exploradores, pero aplicado de otra manera que gustará o no, pero indiferente a los usuarios no dejará.

Y cuidado, no estoy renegando de las funciones en las que Safari fue pionero, sino dejo patente que la gran mayoría de usuarios de Hasefroch jamás han tocado un Macintosh. Y entonces, no conocen Safari y desconocen los aportes de Apple a los navegadores web, que prácticamente ya han adoptado todos sus competidores.

Desde esa perspectiva, Safari se ve como un navegador nuevo con una novedad realmente importante. Y vaya qué importante, porque soluciona de manera definitiva el gran problema que hemos tenido los usuarios de Hasefroch prácticamente desde que existe internet: lo difícil que resulta leer los textos contundentes que aparecen en los muchos blogs que visitamos a diario, pero también en esos sitios web antiguos pero con información realmente importante, y en sitios imprescindibles cono la Wikipedia, cuyo ancho de párrafo en función del ancho de la ventana del navegador la coloca, y siempre a mi gusto, como una de las páginas más difíciles de leer, sobretodo esos artículos más extendidos e interesantes.

Una característica que deberán considerar los demás navegadores, más que nada, para consolidar más de lo ya tienen a parte importante de sus
usuarios. Demás navegadores que no incluyen a Internet Explorer 7: usa ClearType y ya expliqué lo malo y lo bueno del sistema de Microsoft.

El cambio más significativo que ha ofrecido una nueva versión de Opera frente a su predecesora ocurrió en la 7.0. Reemplazaron el anticuado sistema para generar páginas web por el actual Presto, usado por los siguientes Operas (incluso por el actual, 9.2) y que ha sido adaptado para el Opera Mini de los celulares y el Opera para la Wii y el Nintendo DS. Y las adaptaciones para los aparatos Nintendo incluyen de manera exclusiva, suavizados para que los textos de las páginas se puedan leer bien en las pantallas del DS o en la de un televisor convencional.

Entonces, si los ingenieros de Opera Software pudieron crear un motor tan versátil, ¿Por qué no a la versión 10 para Windows que ya están preparando le agregan también de manera exclusiva un suavizador de fuentes tan efectivo como el del Safari? (recuerden, este problema es, de nuevo, exclusivo de Hasefroch). Ustedes pueden.

Por otro lado, Firefox es software libre. Y dos de los mejores sistemas para suavizar bordes de las fuentes también son software libre: están integrados en KDE y GNOME, dos ambientes gráficos disponibles en el sistema operativo Linux. Entonces, no vale como excusa que un sistema tan bueno como el que usa Safari para mostrar las fuentes de las páginas sólo es posible en el mundo de los programas propietarios.

Ya solucionaron los problemas de salud de un tercio de los computadores que usan Hasefroch, gracias a su navegador comprobadamente seguro. Ahora solucionen los problemas visuales de sus usuarios: ¡Que Firefox 3 tenga un suavizador de fuentes tan bueno como los de KDE o GNOME, o por lo menos mejor que ClearType!

El poder de procesamiento de los computadores ha aumentado considerablemente en los últimos años, y eso ya no sorprende, Es más, ya da lo mismo. No tanto porque ese poder esté o no esté disponible sólo a quienes tienen la billetera para pagarlo, sino porque las aplicaciones de software que la utilizan para un fin que verdaderamente importe se pueden contar con los dedos de las dos manos.

Ya los PCs tienen el poder para procesar de mejor forma los textos de una página web, que hoy sin ClearType requieren el mismo esfuerzo de lectura que en los tiempos de Windows 95, el Mosaic y el Netscape ¿Por qué no lo aprovechan las próximas versiones de Firefox y Opera?

Cómo se ve tangerine en Safari

  • Fernando A. Castro

    nota al pie: yo uso Opera pero en esta nota traté de no manifestar mi favoritismo hacia ese navegador y de ser lo más imparcial que pudiera. Básicamente porque si inclinaba la balanza de mis opiniones a favor de Opera, aunque sea un poco, habría desvirtuado el argumento central de este post.

    nota al pie 2: Hasefroch es una manera para referirse a Microsoft y/o Windows de manera despectiva y sin mencionarlos por su nombre. Una excelente idea de la comunidad pro-software libre. ¡Ojalá a alguien se le ocurriera un método similar para referirse al reguetón!