web analytics

PlayStation 3 (o “¿Por qué Fernastro se compró una consola?”)

por
VIdeojuegos en ferdotcom » 10.09.2011

Este comercial no me motivó a comprarme una PS3… pero está genial. Y trata sobre el juego que me conquistó en esta consola.

Hace un par de semanas no me compré ni un smartphone ni un tablet ni ningún gadget para sentirme a la último en la tecnología… nop, me compré una consola. Una PlayStation 3 “Slim” de 320 gigabytes. Cuando salí de la tienda con la obesa caja que incluía la maravilla esta de Sony, me sentía muy extraño. “¿Yo, comprando una consola y no, por ejemplo un celu con Android?”. Pero bueno, sentía que lo necesitaba.

Hay momentos en los que tienes que hacer “nada” como diría el comercial ese de la Limón Soda. Y utilizar mi notebook para jugar videojuegos en esas circunstancias ya deja de tener atractivo, pese a ser un tremendo equipo. Porque si estuviste toda la semana trabajando con el “compu”, utilizar el mismo equipo en los momentos “de descanso sedentario” no sirve para descansar, ni mucho menos para desconectarse.

Y ojo que mi metodo favorito para desconectarme de todo es salir a trotar y en el último tiempo, ir a cierto gimnasio. Pero, insisto, hay momentos en que no te dan ganas ni de moverse, solo de hacer eso, el “descanso sedentario”. Y jugar videojuegos en una pantalla grande, lo más lejos posible de un computador, era lo que realmente necesitaba.

¿Por qué PS3? Estaba entre ella y una Wii. Pero la Wii está en el penúltimo año de su vida útil y ya sé qué es tener una consola en esas circunstancias (me regalaron una Super Nintendo en 1995). Su catálogo realmente es demasiado interesante, pero investigando un poco y navegando entre los videos de Classic Game Room, mi referente en videojuegos de todas las época, descubrí que la última PlayStation también tenía títulos imprescindibles, y que no todo eran sangrientos “shooters” en primera persona. Además de tener un “plus” que para mi vaya que lo valía: Videojuegos en HD.

Dos juegos en especial me encandilaron, los mismos que terminé adquiriendo junto con mi nueva consola: “LittleBigPlanet 2” y “Gran Turismo 5”. Me encantan los juegos de carreras, tanto los serios como los no tanto, y siempre he considerado la franquicia GT como una de las tres más importantes en su estilo, junto con “Mario Kart” y “OutRun”, y esta nueva versión llena de coches, 1080p de resolución y con una calidad que parece real… no, si era un anzuelo muy llamativo.

Para qué hablar de LBP, pero mi imagen que tenía de este juego se quedó en nada al momento de jugarlo. Ya lo detallaré.

Esta es mi primera PlayStation. De la PS1 sólo me llamaron la atención sus “Final Fantasy” y esos los terminé jugando en emulador con mi compu. La PS2 tampoco me interesó taanto. Tampoco ahora que está a un precio de remate, pero te acuerdas que tendrás que comprar tarjetas de memoria para poder grabar tus avances en los juegos… y se te acaba el entusiasmo.

En cambio, la PS3 tiene disco duro. No te tienes que preocupar por las tarjetas de memoria, todos tus avances en todos tus juegos quedan registrados en la consola. Por lo tanto, si compraste la PS3, y un par de buenos juegos ya no necesitarás adquirir más accesorios por un buen tiempo. Y eso vaya que es atractivo. Aún más ¡Mi gamepad para PC, que es similar a un DualShock, es compatible con la PS3, por lo que ya tengo control para un “segundo player”!

Todavía mejor, para disfrutar de los contenidos en HD de la PS3, solo necesito un cable HDMI que ya había adquirido antes con mi notebook. Nada de cables propietarios que se venden por separado (ni mucho menos adaptadores para conectar los cables estándar, en plan Apple). Y el control, este famoso “DualShock 3”, es inalámbrico, no hay que preocuparse por más cables ni nada más. Solo dedicarse a jugar y listo. Y el cable para enchufar la consola a la corriente es eso, un cable. El transformador de corriente es interno, por lo que no hay que conectar una caja tosca y grande como pasaba con mi anterior consola.

Luego un amigo me entusiasmo con PSN, que no es cierto fracasado canal de deportes de fines de los 90s, sino el PlayStation Network, que te permite jugar online sin pagar por ello, además de tener su propia “red social” y sistema de trofeos, premios que obtienes al lograr ciertos objetivos en función del título que estás jugando.

En el papel, realmente la PS3 es bien atractiva, por todo lo que les he contado. Y la Wii… bueno, prefiero esperar a que salga su sucesora y comprobar si resulta exitosa o no.

Ahora, después de dos semanas de probarla y experimentar con ella, ¿qué conclusiones saco?

Los juegos

Son geniales. Gran Turismo 5 es el no-va-más de la serie. Es tan genial que hasta puedes pasarte minutos solo contemplando sus demos, que demuestran el tremendo poder de la máquina. De todas maneras, no quiero profundizar más en este título porque me quiero detener en el otro que compré. Pero un buen análisis fue el que en su momento hizo el Classic Game Room. Tan contundente que tuvo que dividirlo en 5 partes. Aunque no puedo dejar de mencionar a todo el smooth jazz que puedes escuchar en los menús. Y que ya incorporé a mi iTouch.

LittleBigPlanet 2 derechamente lo amé. Es un juego de plataformas bien simple, oye, pero los mejores juegos de plataformas, esos que me marcaron en el pasado, también eran simples (como “Donkey Kong Country”, donde sólo usabas dos botones y uno para cambiar de personaje… en LBP, también usas solo dos botones).

Es que LBP me devolvió a la infancia con exageración. Cuando armabas verdaderos mundos con todo lo que tuvieras a la mano. Ese simple concepto, pero ampliado “a lo bestia”, es lo que te propone esta creación de un estudio llamado Media Molecule, con sus niveles diseñados con mucho cariño y con un arte inspirador e imaginativo por mil.

Niveles realmente poco convencionales, donde realmente no sabes qué sucederá en el siguiente obstáculo. Son en total seis mundos, cada uno con escenas por cierto, bien bien extensas. Pero aún así parecen poco… de no ser porque falta algo más.

LBP incluye un completo editor con el que cualquiera que se anime puede crear sus mundos y niveles y compartirlos con todo el mundo, “subiéndolos” a la PSN. Y como el juego ya es un éxito, se han creado muchísimos, miles de estos escenarios. Por lo que tienes demasiado juego que recorrer una vez que termines los niveles de historia. Y créanme, los niveles creados por la gente son muchísimo más alocados y menos convencionales que los creados por Media Molecule. Sólo un ejemplo: En uno de ellos, tienes que matar a tu personaje de determinadas maneras para conseguir avanzar. Suena sin sentido hasta que te instalas a jugarlo.

¿Otra cosa más? Si, que cualquier nivel lo pueden jugar hasta cuatro personas a la vez. Por internet inclusive. Y una partida online puede ser un frenesí incalculable, pero también indescriptible.

Como la PS3 ya tiene sus años, puedes encontrar juegos originales a buenos precios si buscas bien. Yo ya encontré cuatro: “Uncharted 2”, “Soulcalibur 4”, “Final Fantasy XIII” y una tremenda joya para un fan de los juegos clásicos como yo: “Sonic’s Ultimate Genesis Collection”, una recopilación de más de 40 juegazos originales de Sega Genesis (Mega Drive). El tiempo no me alcanza para jugarlos todos a la vez, asi que tengo material jugable fresco para rato cada vez que necesite desconectarme en plan sedentario.

Ahora, lo malo.

Tengo un disco duro de 320 gigas pero cuesta realmente mucho copiarle contenido. La PS3 es incompatible con discos externos formateados en NTFS, y la mayoría de discos duros externos USB están en ese formato. Por lo que sólo puedes usar un pendrive en FAT, y ese sistema de archivos solo permite hasta 4 GB, por lo que pasar toda mi música y mis videos es tan tedioso que aún no lo he hecho.

Y no se le puede echar la culpa a Sony, porque el NTFS es propiedad de Microsoft, compañía que fabrica la consola que es competencia directa de la peesetrés. Existe un método para traspasar archivos a la PS3 por wifi, pero es tan lento que no te entusiasma.

El wifi es otro tema. Realmente conectar la PS3 a la internet por wifi no es una buena idea. Es la mitad de lento que utilizando Ethernet, conexión directa por cable. Y con un internet lento como al utilizar wifi las partidas online son injugables.

Otra cosa que no me gustó, pero esto es completamente subjetivo, es que no puedas instalar tus juegos en la consola para poder jugarlos sin insertar el disco. Tengo el tremendo disco duro, y sería de verdad genial poder jugar a aquellos titulos que más utilizaré sin tener que arriesgar la integridad del blu-ray a cada rato.

Al menos “Gran Turismo 5” te permite instalar sus archivos más pesados en el disco duro, pero igual tendrás que insertar su disco cada que juegues.

¿La desbloquearás?

No. Desbloquear la consola implica renunciar al juego online. Y la razón de ser del juego que más me gustó, el LittleBigPlanet, son sus niveles online.

En conclusión…

Uff… ya no sé qué más decir. Sólo concluir que mis reparos no dejan de ser más que pequeñas quejas, solo por buscarle la quinta pata a un gato lleno, pero lleno de virtudes que sobrecompensan los fallos. No me arrepiento de haberla adquirido, la PS3 de verdad fue una gran compra.

Una última cosa, para rematar: Mi consola, de 320 GB, la compré en Iquique, en la Zona Franca por el precio de CLP 200.000, el mismo por que en otras partes del país te venden la de 160 GB. Adquirí la penúltima unidad que tenían en stock en ese día. Y nótese que cuando compras productos de electrónica en Zofri, obtienes la garantía de su respectivo fabricante, que es válida en todo Chile.