web analytics

El Festival de Viña en 15 puntos

Se ha escrito tanto y opinado tanto sobre este, el evento masivo más importante transmitido por la televisión chilena. Y aunque algunos lo renieguen, sigue siendo parte fundamental nuestra. Porque si no te gusta ninguno de los invitados, igual quieres ver si el “monstruo”, el exigente público de la Quinta Vergara, se come a alguno de ellos a base de pifias. Para cada chileno, “Viña” representa algo, y un servidor sintetiza lo que significa para este en 15 puntos, con lo que inauguro nueva sección en Ferdotcom.

por
La caja de música » 24.02.2013

1. ¿Primer Festival que recuerdo haber visto? el de 1987, con los pelucones de Soda Stereo. Es lo único que se me viene a la memoria de este. Del de 1988 no me acuerdo de nada, y del 89, toda la locura por Pabl(it)o Ruiz. Desde el 90 en adelante si que recuerdo muchas más cosas…

2. El tiempo ha puesto en su lugar al periodo Viña 94-99, los festivales organizados por Megavisión + Televisa. Creo que ha sido la mejor época del Festival de la Canción, incluso mejor que los largos 11 años de Canal 13. No solo porque se la jugaron por traer a artistas que de verdad eran éxito (o sea, a los Backstreet en 1998, cuando ya eran fenómeno mundial…), aunque solo fuera por uno o dos temas (de nuevo No Mercy, Los Cantantes, Ambra, Los del Río…); sino por tener el mejor jingle de todos (“Viña del Mar sale al mundo, en alas del Festival…”), el mejor logo, por darle realce al evento con no uno, sino hasta tres programas adicionales… hasta conseguir que las notas de Julio López Blanco no dieran miedo.
E impulsando varios conceptos que ahora son tan comunes. Antes del 94, lo llamabamos el Festival, el festival de la Canción o formalmente el XXXI Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar. Despuės del 94. se consolidó el “Viña (Año en que se celebra)” para referirse de manera más familiar al evento.
Canal 13 invirtió fuerte en rehacer el escenario, pero los inestables años financieros de la estación en ocasiones se notaron, mientras que en los tiempos de Mega el festival siempre se mantuvo en una linea, en su momento criticada por algunos, pero que el paso de los años le ha dado estima y en algunos aspectos hasta se echa de menos.

3. Porque la época de Megavisión, además de todo lo anterior, fue la última donde lo que más importaba eran los grupos y cantantes invitados (por mucho que la mayoría viniera de México), y no los personajes faranduleros que entonces NO EXISTÍAN y recién surgieron poco tiempo después que el 13 tomara la producción festivalera. Impulsado por un Chilevisión que entonces pensábamos “son un canal chico, jamás nunca el Festival sería de ellos y meten a su mierda farandulera por llamar la atención y trollear al 13”. Y ya ven. Lo tomaron ellos, y empezaron a farandulizarlo mucho más que nunca.

4. Todos tienen su festival favorito. Los míos, por lejos fueron Viña ’96 y el ’97. Imaginense que inviten al artista que más te gusta en ese momento. Y el año siguiente a quién se ubica en segundo lugar entre tus principales. Pues eso sucedió en 1996 con Ace of Base y el 97 con Laura Pausini. Es como si en Viña 2014 invitaran a Spyro Gyra y en 2015 a los Rippingtons. A ese nivel.
Ambos realizaron presentaciones impecables, aprovechando el lanzamiento el año anterior a su presentación en la Quinta Vergara de discos muy notables. Con la perspectiva que te da el 2013, recuerdo con más cariño el show de la italiana. Cantó las mejores canciones de la que terminó siendo su mejor época (los noventas, se entiende) dándose el gusto de interpretar una buena serie de sus éxitos en italiano. Y desde siempre me ha gustado escuchar más a la Pausini en su idioma original que en castellano, es que así suena mucho más adulto contemporáneo que romántico latino.
Pero no es la Pausini el principal motivo por el que Viña 97 es mi festival favorito de todos los tiempos. Ni todos los demás invitados, que me dieron lo mismo (Incluyo a No Mercy, Los del Río…). Este fue el festival que se celebró durante el año junio 1996- junio 1997, que resultó memorable por demasiadas otras causas que incluyen los mejores juegos olímpicos que recuerdo, el lanzamiento de Nintendo 64, el inolvidable segundo semestre musical del 96, la exhibición de “ReBoot” en Canal 13, la mejor temporada de “El tiempo es oro”, “Revolviéndola” desde el castillo en La Serena, un verano en lo personal muy aventurado… y podría seguir mencionando causas.

5. Viña 2002 es el festival al que menos estima le tengo. No recuerdo cuales fueron los invitados, de hecho lo único que rememoro fue la continuidad “Viva el verano en Canal 13”. Y que sacaron el humor reemplazándolo con “números de variedades”. 2002 fue un año demasiado nefasto en lo personal, y por eso no recuerdo nada de lo que ocurrió en ese evento, excepto por la presentación de Los Jaivas, que tendría una importancia que entonces no dimensionábamos: Al año siguiente fallecería trágicamente el “Gato” Alquinta.

6. Los descubrí en Viña un día: 2 Unlimited (el mejor ejemplo de “conocia todas esas canciones pero no sabía que ellos las cantaban”), Dinamita Show (Al día siguiente, arrendamos todos los “Cementerio Pal’pito” disponibles en el vídeoclub), Vanilla Ninja (más sobre ellas en el siguiente punto), David DeMaría y Eva Ayllón,

7. Competencia Internacional: Las últimas participantes que recuerdo ni siquiera ganaron, Vanilla Ninja, que representaron a Estonia (?) en 2008. Es que “Birds of Peace” era un temazo, más digno de Eurovisión que de un festival consagrado a la balada.

8. Todas las presenciones en Viña que con más cariño recuerdo, en ningún orden en particular: ToTo, Illapu (que siempre da gusto escucharlos), Earth, Wind and Fire (con los mismos integrantes que después realizarían un concierto con Chicago que yo tengo en blu-ray), Simply Red, Dinamita Show, Coco Legrand, Luis Miguel 2012, Laura Pausini, Laura Branigan, Donna Summer, 2 Unlimited, Joe Vasconcellos 2000, Charly García, Chancho en Piedra en 2004, Ana Torroja sola en 2007, Emma Shapplin, Placido Domingo, Roger Hodgson, a-ha en 2006, Peabo Bryson (lo más cercano al smooth jazz que ha pisado Viña), Journey (no confundir con el juego de thatgamecompany para PS3), Los Jaivas, Congreso en 2005, Jovanotti, Richard Marx, The Orchestra en 2005 (los que quedaban de la E.L.O.), Duran Duran, La Gran Sonora de Chile (2006), Palta Melendez en 2007, Kramer en 2008, Los Prisioneros el 91 y el 2003, Ace of Base, Los Tres el 97, Celia Cruz en 2000.

9. Mi momento polémico favorito por lejos: Jorge González en 2003 y su intermedio mientras cantaba “Sexo” con Los Prisioneros: “El curita con el sermón, en el canal de televisión…” Estaba pegado a la pantalla esperando que en algún momento lo censuraran aunque sea bajando el volumen del micrófono pero ¡NADA DE ESO PASÓ!

10. Minos en Viña. Nop, no consigo recordar alguno. Algún hombre que me haya revoloteado todo desde Viña 2002 o incluso antes. Y no, el español que se rompia la camiseta era feo para mi gusto. El único verdadero ejemplo que al final se me vino a la mente son las múltiples presentaciones de Luis Fonsi, que ya lo encontraba lindo cuando lo vi por vez primera y hoy sigue siendo delicioso.
¿será que en algunos aspectos el Festival se ha cargado demasiado para el lado masculino heterosexual? O sea, demasiada cobertura a las candidatas a “Reina del Festival” pero queda en un tercer, cuarto plano cuales son los machos más atractivos entre los invitados.

11. Ricardo Claro escuchaba Infinita. Sino, no me explico como invitaron a Emma Shapplin el 99. Su gran exito internacional “Spente la Stelle”, exclusivamente sonó en esa emisora y la Radio Definitiva que solo llegaba a Antofagasta y Tocopilla entonces. Cuando apareció en el escenario de la Quinta, el “monstruo” que no tenía ni idea quien era, empezó a pifiarla con fuerza, empezó a cantar esta canción y al instante el público se calló y terminó con una tremenda ovación que pasó a aclamación total al final su segundo tema. Solo cantaria esas dos pero el público quería mucho más. Es el mejor ejemplo de alguien que logró conquistar a un “Monstruo” que estaba al borde de devorarlo. Al dia siguiente de su presentación, todos los discos de Emma Shapplin se agotaron en las tiendas especializadas. Esa ni Juan Gabriel el 96 la hizo.

12. Ya que menciono al “Monstruo”, como se apoda al exigente y a veces hostil público de la Quinta Vergara, recordar sus mejores “engullidas”, los artistas que fueron rechazados por este, los epic fails. Tampoco en un orden particular: Onda Vaselina, Ricardo Meruane, Xuxa en 2000 (trolleada por el mismo publico que la amaba el 90… piénselo), Porto Seguro en 2003, y especialmente grandes pifias que no fueron por artistas malos, sino porque la gente quería que siguieran cantando Simply Red en 2009, Ana Torroja en 2007, Joe Vasconcellos en 2000 y Sting en 2011, interrumpiendo toda la continuidad del evento.

13. Tenemos que asumir que el Festival de Viña es parte importante de todos los chilenos, aunque a veces tendamos a renegar de este porque no invitan a los cantantes que nos gustan.
Sé que nunca invitarían a Spyro Gyra ni a los Ripps y no por eso me pondré a putear. Y todos, en algún momento de nuestras vidas, nos quedamos enganchados una noche a la tele porque justo en ese momento apareció el artista que nos gustaba entonces, como ejemplifiqué en mi primer punto.
Para escuchar en vivo lo que les gusta (como esos cantantes shuper que suenan en la Horizonte… ah no, que esa radio va a desaparecer xDD), en la mayoría de los casos solo tienen que esperar que vengan a sus conciertos particulares o festivales más especializados y consolidados como Lollapallooza o Creamfields. Yo solo me tengo que conformar con Video Games Live, que el Smooth Jazz sigue siendo una afición seguida por un grupúsculo pequeño.
Viña es para los grandes exitos masivos, los que vale la pena llevar a seis largas noches de transmisión televisiva. Pero también es una fiesta que se mantendrá mientras siga resultando rentable para el ayuntamiento de Viña del Mar y atractiva para los canales que lo organizan y producen, y eso pese al descenso en calidad en los últimos años, no ha variado en un ápice

14. Sobre Viña 2013, que empieza al momento de publicar esta nota, lo único que pido es que Elton John no desentone ni mucho menos 31 MInutos en medio de lo que es mi anhelo principal: Que sea un desastre en producción peor que el de 2012. Para que así la Municipalidad de Viña lanze una nueva licitación y lo organize otro canal. Lo que será un tremendo cambio de aire que se unirá a la salida de la derecha del gobierno.

15. Viña 90 lo vi en blanco y negro: Estaba en un pueblo cercano a Ovalle y la única televisión disponible estaba en ese formato. Y queria verlo, pues invitaron a Xuxa, y entonces todos los niños de mi edad rayábamos con ella. Ya, pero este último punto es sobre Viña y formatos de imagen, ¿alta definición? Pues no, aún no he podido ver Viña en HD, todo por culpa de que la transmisión en ese formato es exclusiva de un proveedor de TV Satelital que no me interesa, porque su principal oferta diferenciadora son partidos de jurgol que nunca veré.