web analytics

Los 12 mejores juegos de pelea, para alguien al que no le gustan los juegos de pelea.

por
VIdeojuegos en ferdotcom » 10.08.2013

MI relación con los juegos de lucha es compleja. No es un género que deteste en su totalidad exceptuando un puñado de juegos que alcanza para una lista, como sucede con los de fútbol. Digamos que nunca me atrajeron ni me atraen aquellos títulos que requieren manejar y aprender combinaciones de mando y botones ultracomplejas para poder triunfar..

Destacando al principal representante en ese grupo de “brawlers”: La franquicia “Street Fighter” de Capcom. Nunca me atrajo el Dos y aunque hacer un “hadoken” no tenía gran ciencia, eso no te bastaba para terminar bien parado y sus otros ataques eran un coñazo para servidor. A lo que le agregas que ningún personaje de los 12 que incorporaba necesariamente me atrajo (ni me identificaban cuando niño ni los encontraba minos más adulto). Y luego en las siguientes entregas todo se puso más y más complejo con súper magias con secuencias de comandos todavía más rebuscadas.

Su competencia directa, SNK, ofrece productos aún más complejos de dominar, como los “King of Fighters”, pero con una plantilla de personajes muchísimo más atractiva que al menos te motivaba a darle una chance, pero que jamás conseguí manejar con la maestría que hubiese deseado.

Sin embargo, hay otros juegos que no te exigen ser tan hábil con la palanca de una máquina recreativa o el pad de la consola para triunfar en los torneos. Y no solo para eso, sino para pasarlo muy bien, en solitario o con los amigos.

Y divertirte tanto, incluso hasta conseguir que terminara estimándolos al mismo nivel que un servidor colocaría a un JRPG, a un arcade de carreras o a un juego de plataformas, mis géneros más favoritos entre todos.

Y quizá hasta más, porque darle de trompadas a un personaje virtual a veces es necesario. Y un buen juego de lucha, uno que te divierta, se transforma también en una excelente forma de descargar todo el estrés acumulado en una jornada o en una semana. Y si andas de mal genio, que luego de una partida a un “brawler” ya no te den ganas de contagiar tus malas vibras a la gente que comparte contigo en el mundo real.

De eso se trata esta lista de 12 juegos de lucha, un ránking que es más personal y subjetivo de lo acostumbrado. No me costó gran trabajo aprender cómo pelear en todos ellos. Sin embargo aquí el ganador no es el que mejores gráficos tiene, o el mas violento o el más sencillo de dominar. Simplemente, es el título con el que mejor lo pasé mientas lo jugué. Todos los disfruté a raudales, pero uno más que otro y ese otro más que este otro y así…

¡Que empiece el combate!

Go, go, number twelve!

Voy a empezar fuerte, reconociendo un placer culpable: A mi me gustaban los Mighty Morphin’ Power Rangers, los “originales” por así decirlo, que la historia tras esta serie es muy loca (aprovecho de recomendar un capítulo del podcast “Tú no has tenido infancia” donde la explican largo y tendido). Antes que debutaron los Alien Rangers y los Power Rangers ZEO, cuando mis intereses cambiaron y les perdí todo el rumbo.

Pero antes que eso ocurriera, Bandai nos ofreció un señor juego: “Mighty Morphin’ Power Rangers: The FIghting Edition” (1996) para Super Nintendo, desarrollado por Natsume. Un brawler enfrentando a los Rangers en sí habría resultado aburrido a cagar, así que en vez de eso, acá quienes pelean son los robots gigantes que controlaban estos héroes al final de cada episodio: Los Zords. Junto a cuatro villanos de la serie, un lápiz labial que no recuerdo si haya aparecido en algún capítulo, Goldar, Lord Zedd y Ivan Ooze, el malo de la primera película y muy cabronazo jefe final.

Y cuando me refiero a los Zords, pues que son los robots más importantes que conocimos antes de los de Power Rangers ZEO; como el Thunder Megazord, Mega Tigerzord, Ninja Megazord, y el Shogun Megazord.

Imaginense: Si uno cuando petiso vibraba con estos maquinones (era el momento que más esperaba en cada capítulo de MMPR), tener la chance de poder controlarlos en un juego de trompadas te ilusionaba al máximo, esperando que no defraudara, recordando tantos títulos malos basados en una franquicia taquillera.

Y Natsume no decepcionó: Como juego de lucha, MMPR:TFE estaba muy bien realizado. Fácil de dominar, visualmente de lo mejor que vi en SNES comparado con tantos fiascos del género para la misma consola. Que manejar personajes tan grandes con tanta fluidez no es algo que se veia todos los días en la Súper.

Igual tenía reparos: Muy pocos peleadores, solo ocho. Y en el modo principal para un jugador, apenas podías escoger entre dos. Faltó el primer Megazord, aunque yo encontraba mucho mejor a su sucesor, el Thunder Megazord. Y más villanos, no sólo limitarse a Goldar y Lord Zedd. Ahora no podría mencionar ejemplos de posibles malos, pero si le preguntaran al Fer de 1996, seguro que tira más de uno.

La única espina que tengo con este título es que nunca logré derrotar el jefe final, a Ivan Ooze, en el modo más dificil. Que este juego lo llegué a manejar al grado de casi terminarlo en todas las dificultades.

¿Mega o Tiger? Thunder Megazord, a falta del Megazord original

11. ¿Juegoz maloz con los que igual terminaz pasándolo de peloz?

De esoz no hay muchoz, y seguramente se te vendrá a la mente algún ejemplo particular. El número 11 en esta lista es también el único caso de un título de verdad malo, pero con el que igual recuerdo haberme divertido mucho. Y no encuentro equivalente en otro género con el que me haya pasado lo mismo. Ni con “Final Fantasy Mystic Quest”, la abundante morralla que encuentras en la App Store de iOS, ni con “Candy Crush Saga” u otros brawlers que indiscutiblemente eran bodrios como “Rise of the Robots”, “BloodStorm”, “War Gods”, “Eternal Champions”…

“Ballz 3D” (1993) desarrollado por P.F. Magic y publicado por Accolade, tuvo versiones para Super Nintendo y Mega Drive. Fue uno de los pocos representantes del género en ambas plataformas que intentó apostar por el 3D, o algo parecido. Y sin chip Super FX en el caso de la Súper.

Los personajes estaban formados por bolas, pelotas, y con una mecánica muy sencilla intentabas derrotar a tus contraincantes a golpe limpio –o lo que es lo mismo, hacerlos estallar en mil bolitas al finalizar el round.

Los escenarios eran extraños, grandes superficies que simulaban el efecto de profundidad en 3D (gracias al Modo 7 en la SNES, ni idea cómo en Genesis) con fondos a veces muy feos y otras veces que no se veían tan mal. En todos ellos en el último plano destacaban unas pantallas gigantes donde de acuerdo con la acción de la batalla, aparecían frases a veces hilarantes. Más en la versión de Sega Genesis, que en SNES Nintendo censuró algunas expresiones “subidas de tono” (y te das cuenta, porque aparece un “Censored!” o varios caracteres extraños).

¿Y en qué consistía la mecánica de Ballz 3D? Simple, saltar y golpear. Esquivar los golpes de tu rival saltando con un botón y atacando de preferencia con un golpe aéreo. No había más. Aún así, los oponentes de la CPU no resultaban sencillos de eliminar, lo que se explicaba más que por la dificultad, porque jugablemente el mismo juego fallaba, y mucho.

En su momento, a la misma edad que conocí el MMPR Fighting Edition, me la pasé muy bien con Ballz 3D en solitario o con colegas, pero ahora lo volví a tomar y como que ya no sentí lo mismo. Se ve lento, hasta me cuesta manejarlo y en el modo torneo la máquina me gana en la segunda pelea. Pero todavía le sigo teniendo estima al juego este, aunque todos digan que es una mierda. Al final, si te divertiste con un videojuego, igual lo seguirás queriendo aunque tenga el más bajo de los Metacritic y los medios especializados afirmen y te recuerden que fue una morralla de la peor.

¿Personaje preferido? Turbo.

10. Marvelous!

Tenía que elegir un juego de Capcom, entre los típicos de Capcom. Todo fan que se respete de los juegos de lucha tiene su juego de Capcom predilecto. Y pese a que a mi no me simpatizan mucho que digamos, de todas formas hay dos títulos con el que la pasé más que bien en los salones recreativos. Un clásico indiscutido y otro que pasó al olvido. Y en el decimo lugar de esta lista, el clásico clasificó:

“Marvel versus Capcom: Clash of Super Heroes”. Un juego que me sorprendió desde un principio por tener muy poco de lo que tradicionalmente asocio con Capcom. Me explico: Una de las cosas que menos me gusta de los Street Fighter son sus personajes, ninguno me atrae, todos son tan predecibles, estereotipados… y aquí los peleadores que más destacan no son los de la franquicia de las peleas callejeras, sino los superhéroes y villanos de la Marvel y otros personajes de Capsule Computer.

Asi que cada vez que insertaba una ficha en la máquina del MvC1, seleccionaba a Megaman (qué genial era Megaman en este juego), al Capitán Comando, a Wolverine, a Spider-Man, a Gambit… ¡estos sí que son personajes!

Lo otro que no asociaba con Capcom es su mecánica de juego. Las combinaciones de los Street FIghter siempre las he encontrado complejas: Que hacer una vuelta en el control y que tienes tres botones de golpe y de patada y que si no te aprendes esas combinaciones no sobrevivirás más allá de la segunda pelea y siempre otros rivales te harán añicos, es un enredo. En MvC se simplificó todo y cuesta muchísimo menos hacer los poderes especiales y los superataques (esos que en otros productos de la firma requieres piruetas espectaculares con el control).

Además, la idea de dos personajes contra dos teniendo la posibilidad de cambiarlos cuando te de la gana generaba un ritmo muy ágil que se acentuaba con la espectacularidad visual de los ataques y super combos. Resultado, quedabas enganchado desde la primera batalla y tras finalizar una partida ya querías empezar otra. ¿Y a quién no dejaba loco sus jefes de tamaño descomunal?

Ya en la segunda parte pasó lo que es una constante en Capcom: Complicaron todo y se alejó de la simpleza del MvC1, aunque debo reconocer que su banda sonora me cautivó. Que usar smooth y acid jazz para acompañar una pelea no ocurre todos los días. Aunque cuando salió no tenia idea alguna sobre estos géneros musicales en particular y varios años después los descubriría a fondo y… pero eso ya es otra historia.

La mejor dupla: Spider-Man con Mega Man

9. Me has ganado 150 veces pero igual acá estoy, no me rindo y te voy a derrotar

Este es el juego original de Super Nintendo que más arriba se posiciona en esta lista. Pese a ser muy bueno de verdad, pocos lo recuerdan, debido a factores más externos (y empresariales) que relacionados con el propio título, incluyendo el momento en que estrenó. Hasta no falta el que cree que lo cancelaron y nunca salió a la venta.

“WeaponLord” (1995), desarrollado por Visual Concepts (que después realizaría los juegos deportivos 2K para SEGA, sería comprada por Take Two y ahora es responsable de los 2K Sports) y publicado por… Namco, en, de nuevo, 1995. ¿Qué otros juegos del género sacó Namco ese mismo año? El primer “Tekken” para PlayStation, “Tekken 2” y “Soul Edge” para las recreativas, a lo que agregamos la competencia con los ports de Mortal Kombat 3 y cierta locura de Rareware que dejó a todo el mundo babeando. Exacto, salió en el peor momento y la competencia lo devoró con patatas. Además, Namco sabía lo que se venía y sacó muy pocas unidades a la venta.

Pese a que no era mal juego. Un duelo ambientado en la época medieval con luchadores que usan cuchillos, espadas y similares como arma principal. ¿Donde han visto eso antes? Exacto, estamos frente al ancestro directo y no oficial de lo que después será la franquicia “SoulCalibur”.

Aunque WeaponLord solo se asemeja en esta posterior saga en los conceptos básicos y poco más. Porque primero, era un juego más violento. Acá los golpes de las espadas soltaban sangre, que escuchabas caer al piso con más realismo que en los Mortal Kombat de 16 bits.

Aprender los movimientos de los personajes es muy sencillo, pero enfrentarse a los enemigos de la computadora es otro tema. Este es el “Dark Souls” de los juegos de lucha; dificil, muy dificil. Y tal como en el Action RPG de From Software, ya que sabes manejar a tu peleador y visualmente WeaponLord es muy espectacular, no sientes frustración sino ganas de seguir intentándolo hasta derrotar a tus contrincantes. Con golpes finales en plan “fatalities” que tampoco costaba ejecutar y se convertían en un premio al esfuerzo por acabar con rivales tan duros.

¿Personaje favorito? Jen-Tai

8. Si buskas “reboot” en la encliklopedia, lo enkontrarás

En la disyuntiva de los juegos de pelea a principios de los 90s, yo era definitivamente más de Mortal Kombat que de Street FIghter. Por un lado, teníamos a la kasquería abundante que a uno como infante de 10 años lo volvía todo loko, pero por otro que la historia, eso que sobra en tantos juegos del género, que daba lo mismo, acá sí era interesante. Al menos hasta kómo la dirigieron en Mortal Kombat 3.

De esos tres primeros klásicos de MK, mi favorito por mucho tiempo fue el II. Pero el original de Arcade, no los ports que me decepcionaron uno tras otro. Visualmente resultón, con un sonido impresionante que ni la Super Nintendo logró emular… y kon una mekánica de juego muy simple: No costaba manejar a Scorpion o Sub-Zero o Raiden o Liu Kang. Los Fatalities eran otra cosa, por cierto.

Después de eso, MK se fue en una dirección tan rebuskada que sus siguientes entregas tras el 4 no destakaron mucho que digamos, hasta que apareció el que ocupa el lugar en esta lista.

EL reboot que define lo que tiene que ser un “reboot”. “Mortal Kombat” (2011), también conocido como MK9, ahora publikado por la Warner Brothers y desarrollado por NetherRealm Studios.

Primero, rehicieron la historia de la franquicia de manera magistral, logrando lo que ninguna pelikula o serie animada basada en Mortal Kombat logró conseguir (y con momentos memorables, como cuando Scorpion vence a Sub-Zero y…)

Segundo, este es el más accesible de todos los MK. Apenas empiezas el tutorial, te familiarizas de inmediato con las reglas y estarás en condiciones para ganar los combates contra la máquina. El mismo modo Historia te sirve para aprender a usar casi a todos los kombatientes. Y los nuevos movimientos (nuevos para alguien que se quedó en el MK4) añaden mucho dinamismo al kombate. Y no olvidar la facilidad para realizar kombos de múltiples golpes.

Kombatientes que… nunca se habían visto mejor que en esta entrega del Kombate Mortal. Por primera vez conocemos cómo eran Cyrax y Sektor antes de convertirse en cyborgs y Cyrax estaba bastante bueno. Una banda sonora espectacular y un diseño de escenarios brillante, que en 3D se ve todavía mejor.

Y este es el Mortal Kombat donde es más fácil ejekutar los Fatalities para un no experto en el género, y sin truko.

¿Kombatientes favoritos? Scorpion, el Cyrax humano, Smoke y el Sub-Zero Cyborg

7. Cuando se alcanza al máximo de 330 mega, lo que se consigue queda para la historia

Shin Nihon Kikaku tiene muchos juegos de pelea memorables que escoger. “The King of Fighters ’98” y “Garou: Mark of the Wolves” son en muchos aspectos de lo mejor que han desarrollado, pero en lo personal nunca los conseguí dominar al nivel que hubiese deseado. Lo que no sucede con este otro juego, el śeptimo de esta lista.

“The Path of the Warrior: Art of Fighting 3” (1996). se fue en una dirección muy distinta a sus precuelas. Partamos por lo visual. Este cartucho ocupaba 298 megabits, muy cerca del límite de capacidad de la Neo Geo que nos mostraba a cada rato en todos sus juegos (el “MAX 330 MEGA – PRO-GEAR SPEC”) Y se nota, porque los gráficos son de lo mejor que se había visto en esa consola y placa de arcade hasta entonces. De hecho, personalmente creo que el único que consiguió superarlo en ese sentido, fue el mucho más posterior “Garou: Mark of the Wolves”.

En lo jugable, En AoF 3 ya no importan tanto los ataques especiales o los proyectiles, es un juego que te incita más a pelear a golpe limpio, en una mecánica que te recuerda más a un “Tekken” o “Virtua Fighter” que a un clónico de Street Fighter (lo que para mi siempre fueron los Art of Fighting, pese a tener mejor historia). Lo que se realza más con el diseño de los personajes, dibujados y animados de tal forma que parecen más figuras poligonales que “sprites” (La fluidez de las animaciones sorprende, esto debe estar al menos a 60FPS). Sin pretenderlo, Art of Fighting 3 es además el precursor de tantos brawlers en 2.5D disponibles en los últimos años, con unos fondos que también a veces engañan y parecen tener profundidad y tridimensionalidad.

Le sumas un reparto de personajes interesante, y tenías un juego que te daban ganas de dominar y terminarlo. Aunque no recuerdo haberlo conseguido, porque me la pasaba más bien jugando a duelos con quien entonces era mi pareja. Que este juego lo pillé mucho después, emulándolo con el NeoRAGE en el PC que entonces tenía. No recuerdo haberlo visto en los salones recreativos cuando fue en efecto publicado, y es que ese año también salió el primer Metal Slug, un King of Fighters que fue el primero en convertirse en fenómeno y el exceso de casquería de Samurai Shodown IV, y solo estoy mencionando los lanzamientos de Neo Geo. Así que estamos frente a otro título “olvidado” por culpa de tener competidores más fuertes y populares.

¿Personaje favorito? Kasumi Todoh

En la segunda parte, los seis mejores, que no los seleccioné sin querer queriendo.

Parte 1 Parte 2
Este artículo es demasiado largo. Asi que lo dividí en más de 1 parte
  • Josue

    el marvelus es de los mejores, me trae recuerdos jaja

  • Claudio

    y los otros 6?

  • Claudio

    ya los pille jaja… lejos el mejor fue killer insting, pero te falto Tekken y The king of Figther