web analytics

La nueva ley para calificar a los videojuegos en Chile: La opinión de @Amphoth3ra

por @Amphoth3ra
Columnistas invitados » 2.08.2013
El siguiente artículo fue escrito por @Amphoth3ra en su tumblelog, y me dio la autorización para publicarlo con este medio. Trata sobra la última locura del Congreso chileno: Una ley que agregaría una calificación por edad a los videojuegos, los mismos que ya llegan importados a nuestro territorio con una categorización etaria hecha por la ESRB, el sistema validado no solo para ventas de juegos en los Estados Unidos, sino en Canadá y México.

Con esto también consolido una nueva sección en Ferdotcom donde, con una frecuencia menos periódica, otras personas diferentes a mí escribirán su opinión para enriquecer el Punto de Mira.

Creo que esto, en todo caso requiere una opinión profundizada por mi parte, asi que la estoy preparando desde ya. Lo que así, al final del texto incluyo un experimento por mi parte: Cómo se verían las carátulas de los juegos si se aplicara la nueva ley en Chile. Y si que parecen cajetillas de cigarros.

¿Alguno de ustedes me puede describir, sin usar Wikipedia, en menos de 5 minutos, qué es la ESRB y qué es lo que hace?

Bien, les daré una respuesta clara, la ESRB es un sistema que se usa en Estados Unidos para la clasificación de juegos según el contenido que este tenga.

Las clasificaciones son seis (Early Childhood, Everyone, Everyone 10+, Teen (13+), Mature (17+), Adults Only (18+)), que van desde los pre-escolares hasta los adultos; más una séptima que no es una clasificación como tal, ya que se asigna a los juegos que tienen clasificación pendiente (Rating Pending).

Los criterios para justificar la clasificación son varios: Violencia, presencia de sangre y gore, lenguaje ofensivo, uso de drogas y/o de alcohol, clase de humor presente, contenido sexual presente, apuestas. Además, para todos los juegos con interacción online, se incluye un apartado que indica que cualquier interacción en línea no está clasificada por este sistema.

Todos estos criterios se incluyen en una descripción que va atrás de la carátula de un juego, mientras que la clasificación se incluye en la parte delantera, de una forma que, en ninguno de los dos casos, en invasiva para la carátula del juego.

Todos estos factores hacen que la ESRB sea un sistema claro de entender, universal, y que no es perjudicial para el formato físico en que se vende un juego.

Otros sistemas de clasificación como la PEGI en Europa en general, la BBFC en Inglaterra (que también se encarga de las películas), han seguido la misma senda, también con resultados satisfactorios en mi impresión. En Brasil también últimamente han implementado un sistema de clasificación que no es invasivo, y que parece muy bien encaminado.

Volvamos a Chile: Leo esta noticia y me encuentro con que…

El senador PPD Eugenio Tuma indicó que la propuesta buscará imponer a los fabricantes la obligación de colocar en los envases de los videojuegos una leyenda, que ocupe al menos el 25 por ciento de ambas caras del recipiente, donde se señale claramente el nivel de violencia contenida en el juego.

¿Y eso es todo? No, no es todo, veamos los principales apartados de la propuesta:

  • Los fabricantes o importadores de videojuegos deberán colocar en los envases en que comercialicen dichos productos leyendas que señalen claramente el nivel de violencia contenida.
  • Asimismo, sólo podrán vender y arrendar videojuegos que fueren calificados como juego con contenido “sólo para mayores de 18 años”, a quienes acrediten cumplir con tal requisito, debiendo exigir en cada venta o arriendo la cédula de identidad respectiva.
  • Todo envase o envoltura que contenga un videojuego deberá contener en forma clara y precisa la advertencia sobre los grados de violencia y valor educativo presentes.
  • Se clasificarán en aptos para “mayores de 3 años”, “mayores de 7 años”, “mayores de 12 años”, “mayores de 16 años” y “mayores de 18 años”.
  • La advertencia deberá ocupar, a lo menos, el 25 por ciento del espacio de ambas caras del envase o envoltorio del videojuego respectivo.

Déjenme entender esto… ¿Estamos lidiando con cigarros o con videojuegos? La violencia en los juegos no es la causa de grandes problemas, y si ocurren, francamente son casos aislados donde están asociadas otro tipo de causas (casi todos las tragedias que involucran un asesino matando gente se derivan de gente que manipula armas o con problemas psicológicos).

Aparte, ¿sólo es el nivel de violencia en que se incluye? ¿No hay otras causas asociadas? ¿Les suena Leisure Suit Larry? ¿Singles? Son juegos que están clasificados para adultos no por razones de violencia. Además, ¿qué saco con poner el valor educativo de un juego? Eso sirve nada más que para los juegos destinados a pre-escolares.

Y eso que no he mencionado el tema del 25% de la carátula por ambos lados. Es invasivo, mire por donde se le mire. Todos los sistemas que he mencionado tienen un sistema de clasificación que ocupa una parte muy pequeña de la carátula por ambos lados, ¿porqué? Porque tiene que ser claro de entender a la vista. Miro la carátula del juego y sé de inmediato a qué público va dirigido. Los sistemas de PEGI y BBFC son además sistemas que refuerzan la clasificación con colores tipo semáforo, de modo que una clasificación con verde es un juego para todo público, una amarilla es para un público adolescente, y una roja para un público adulto. Eso los hace sistemas muy efectivos. Si tengo que proponer cubrir un 25% de la carátula de un juego por ambos lados para indicar apenas uno de varios factores de un juego, es evidente que esta propuesta está mal hecha, sin tomar en cuenta factores estéticos, visuales, ni de contenido de un juego.

Hay algo que sí se puede destacar positivamente al menos, que es la medida de prohibir la venta o arriendo a menores de 18 años de juegos que tengan la clasificación de mayores de 18 años. Me parece que no está mal, en Inglaterra también está implementado. Pero ojo, no sirve de nada, si los niños igual le piden a los papás que les compren el juego y ellos lo hacen. Acá ya es un tema de educación, que es el mismo problema que surge con la televisión. Usamos la televisión para sacarnos de encima a los niños, y eso es un problema. Hay que educar a los papás sobre los contenidos de un juego, que le enseñe a sus hijos cuales son apropiados para su edad, y que los supervise adecuadamente en caso de ser necesario.

Son videojuegos, no cigarros. Si van a proponer sistemas de clasificación, miren la ESRB; miren el sistema de PEGI, miren el sistema de la BBFC, miren el sistema brasileno. Cualquiera de esos cuatro modelos tiene muy buenas propuestas. Si no van a proponer algo que sea mejor a cualquiera de esos cuatro modelos, no lo hagan, porque de verdad me parece que esta medida es una pérdida de tiempo. Esto pasa cuando ustedes no se informan sobre los sistemas de clasificación, o mejor dicho, no tienen ni idea de lo que están legislando.

Además, hay otra clase de problemas de los que deberían preocuparse: La marihuana y el aborto. Ambos son mucho más problemáticos, y la ciudadanía demanda que se toquen, porque por ambos estamos quedando como la mona frente a nuestros vecinos latinoamericanos.

Como apunte, un experimiento personal

multicaratulas

¿Cómo se verían las caratulas de los juegos con ese ridículo 25% de espacio reservado para una advertencia que propone esta chorrada de ley? Hice el experimento, diseñándolo de la forma más fea posible: Con la paleta de colores del Gobierno de Chile. Los tres juegos seleccionados están calificados Everyone +10 (Ni no Kuni y Sonic Racing Transformed) y Mature +17 (Skyrim), por la ESRB .
Aún más, yo tengo estos juegos en PS3, y las cajas de los tres discos incluyen la calificación de la ESRB traducida al español