web analytics

Carta abierta a los desarrolladores de WordPress

por
Punto de mira » 18.03.2014

Muy estimados (de verdad) desarrolladores de WordPress:

Les escribo esta carta para contarles un problema muy serio. Una situación que aqueja a WordPress, a la versión que podemos instalar en nuestro propio servidor web desde sus iteraciones más recientes y no desaparece, sino crece con cada nuevo lanzamiento.

En sencillo, WordPress consume cada vez más recursos del sistema con cada nueva versión. Y el sistema al que me refiero es el servidor donde está hospedada una instalación de WP y desde donde funciona. Y no todos contamos con servidores que nos ofrezcan suficiente memoria para que funcione con soltura.

Trabajo desde hace más de 6 años con WordPress. Me enamoré perdidamente de esta tecnología cuando en mi práctica profesional me solicitaron investigar qué sistema de administración de contenidos debía implementar en un medio digital para mejorarlo. Un medio que para entonces era arcaico, que usaba el viejo sistema de páginas web html subidas con Dreamweaver para publicar nuevas noticias.

WordPress le ofrecía a los periodistas que trabajaban en este medio la posibilidad de editar, publicar sus propios contenidos y controlar todos los aspectos de los textos que escribían, todo desde una interfaz web potente pero al mismo tiempo veloz, o al menos así parecía.

Asi lo recomendé en más lugares donde trabajaba y logré ganarme la vida en cierto grado asesorando cómo implementar este sistema en otros medios digitales y hasta en otras empresas. Gracias a su comunidad de usuarios y la flexibilidad de sus plugins.

Y todo funcionaba bien en lo que importaba, WordPress seguía siendo ese sistema sencillo que no consumía tantos recursos, o que los gastaba a un nivel que nunca tuve que preocuparme por ello.

Hasta hace unos cuantos meses:

Por seguridad, siempre mantuve actualizado WordPress hasta la última versión. Es lo que ustedes mismos recomiendan. En agosto de 2013 en cierto sitio en el que trabajo actualicé a la 3.6 “Oscar” y comenzaron los problemas. Los periodistas no podían publicar sus notas. Las escribían y cuando las colocaban en el espacio de edición y presionaban (Publicar) o (Guardar como borrador), se quedaba una página en blanco o un error 404 y no se mostraba nada y se perdía todo lo hecho. O casi, porque al menos tenían la precaución de primero escribir sus crónicas en un procesador de textos y luego pegarlo en el espacio de edición de WordPress.

De inmediato concluímos que era un problema de la compañía de hosting: Ya sospechábamos bastante que la calidad de su servicio había disminuido mucho, comparado a la que nos otorgaba cuando lo contratamos, muchos años antes.

Así que nos cambiamos de inmediato a otra empresa, que ofrecía un servicio mucho más confiable en ese momento y todavía lo ofrece.

Realizado el traslado de servidor, que tampoco nos tomó mucho tiempo ni requirió gran trabajo (otra ventaja con la que todavía cuenta WordPress), el sitio funcionó mucho mejor. Los periodistas elogiaron lo rápido que todo funcionaba, comparado con el hosting anterior. Y seguimos actualizando el sitio cada que lo requiriera.

Pero una nueva señal de alarma llegó en forma de un mail de la empresa de hosting: Se había excedido el consumo de recursos asignado. No la cuota de ancho de banda mensual, sino la memoria RAM disponible para nuestro espacio en el servidor.

Como esta empresa de hosting la maneja de verdad buena gente, gente profesional, nos recomendaron algunas medidas y me recomendaron otras más en la conversación que mantuve con ellos mediante chat. Las seguí todas: Quitar plugins innecesarios, optimizar la base de datos, instalar un plugin de memoria caché y aprender a configurarlo, que es un tema. El consumo de memoria dejó de ser crítico, pero seguía resultando preocupante.

Pese a la ejecución de esas medidas, seguíamos recibiendo problemas de consumo de memoria: Así que me puse a investigar y lo que descubrí me preocupó.

En los foros de WordPress, en Stack Overflow, y otros lados, me encontré con mensajes de gente explicando que WordPress se devoraba los recursos de sus servidores desde la versión 3.6. Y con las siguientes no dejaba de bajar el problema, sino aumentar.

Algunos miembros de estos foros ofrecían la solución de aumentar la memoria asignada modificando una linea de texto en el archivo php.ini del servidor, ¿Simple, no? Sí, en un mundo ideal donde cualquier puede modificar ese fichero. Y la realidad es que si lo que contrataste es un plan de hospedaje compartido (aunque sea el más caro, con más espacio en disco y más cuota de ancho de banda), ese archivo no se puede cambiar, ni siquiera está a tu alcance. La única forma de cambiarlo sería con un servidor dedicado o un VPS, que no todo el mundo puede pagarlo y que muchos simplemente no nos interesa contratar, porque nuestro flujo de visitas no justifica semejante inversión.

Otras soluciones incluyen instalar los varios plugins de caché, pero ¿de verdad necesito tener que instalar esto para solucionar un problema que antaño no existía?

Cuando la nueva versión de un software de ordenador de escritorio consume más recursos de sistema que la anterior, puedo comprarme un nuevo equipo si es que el actual se queda corto funcionando. Así Microsoft intentó vender nuevas computadoras al lanzar un Windows Vista con requerimientos muy superiores a su predecesor XP, por dar un ejemplo.

Pero cuando un software para un servidor Web remoto consume más recursos de los disponible, no es tan simple como contratar otro servidor con más RAM.

Las empresas de hosting promocionan sus planes indicando detalles como el espacio en disco duro, la cantidad de cuentas de correo, la cuota de ancho de banda, etcétera. PERO NO la memoria RAM y la memoria virtual que tenemos disponible. Para averiguarlo hay que preguntar directamente a la empresa y no siempre están a nuestra disposición para ello.

Al final, la solución que tomé fue más drástica. Apliqué un “downgrade” y desactualicé esa instalación de WordPress 2.8.2 a la 2.4.2. Ahora todo funciona mucho más rápido. Y me niego a volver a actualizar WordPress a la versión más reciente, hasta que solucionen este serio problema.

Estos son tiempos de Web responsiva, de sitios que se adaptan al instante a cualquier dispositivo, sea un ordenador con pantalla a 1080p o un móvil con el estandar de 320 pixeles de ancho. Pero también, de Webs llamativas con efectos sorprendentes utilizando cada vez menos código y menos información que descargar, para unos planes de internet que pasaron de la banda ancha ilimitada a la con cuotas mensuales de descarga en megabytes o gigabytes. Es sin ir más lejos, el lema de jQuery. Hacer más con menos código.

Ustedes entendieron este cambio con el nuevo diseño de WordPress y su versatilidad para poder revisar el panel de control en cualquier equipo. El problema es que este mismo panel de control es inutilizable en móviles con poca memoria y se llega a hacer excesivamente pesada.

Mientras tanto, grandes grupos de medios digitales que crecieron trabajando con WordPress se cansaron y en sus ultimos rediseños prefirieron abandonarlo en pos de usar nuevas tecnologías, que hacen lo mismo que ya realiza WP pero usando mucho menos código y claro está, gastando menos RAM.

¿Cuanta memoria tenía disponible? 1 gigabyte de memoria física, y el talón de Aquiles, 256 megabytes de memoria virtual. Y todos los problemas de exceso de memoria (y los congelamientos del sitio por este fin) se debieron al exceso de consumo de memoria virtual por sobre esos 256 MB disponibles. Ahora imagínense los que tienen menos memoria física, los problemas que pueden tener.

En un momento llegué a evaluar lo mismo con este sitio donde leen mi carta abierta. Mi web personal, donde intento demostrar con hechos el potencial de WordPress como plataforma CMS. De cara a lo que preparo ahora, un nuevo rediseño de su theme que quite lo pesado del aspecto actual, apostando por un diseño responsivo en su totalidad. Pero es un cambio demasiado drástico y uno no tiene el tiempo que desea para ello.

Sin embargo, este rediseño de fernastro punto com, será el último que haré con este portal funcionando bajo WordPress. Si los problemas de consumo de memoria siguen aumentando en las siguientes versiones, el cambio de CMS será irreversible. Y con ello, el cambio de plataforma CMS que recomendaré a mis futuros clientes.

WordPress ya es inmejorable en funciones. Tiene todas las características que uno necesita como desarrollador web, como diseñador y como periodista al momento de publicar contenidos en medios digitales. Y para las características que faltan, tenemos los plugins. Llegó el momento de dejar de desarrollar WP pensando en agregar más y más funciones sino en optimizar su código para que consuma menos memoria de sistema. Android lo consiguió con un KitKat que requiere menos RAM que su antecesor Jelly Bean. Sabiendo que ustedes son desarrolladores brillantes, estoy seguro que lo conseguirán.

Atentamente:

FERNANDO ANDRÉS CASTRO
Periodista
Diseñador Web con más de 6 años de experiencia en WordPress