web analytics

Y volví a Facebook

por
Personales » 22.03.2010

Hace varios meses escribí un post notando las diferencias entre Twitter y Facebook, a propósito de mi regreso a la primera red social tras varios días desaparecido, y mi autoeliminación de la segunda, de la que estaba tan hastiado que al final me borré, decía entonces, indeclinablemente.

Pero pasó el tiempo y regresé a Facebook. Un amigo, aquel que nunca se había creado una cuenta en FB y al final sí lo hizo, me motivó a volver. Pero a volver bien.

Lo que significa que reduje mi lista de contactos en este nuevo FB a aquellas personas con quienes mantengo efectivamente contacto en el presente (incluyendo a mis jefes, pero excluyendo a todos mis familiares) o aquellos pocos con quienes perdí contacto, pero que me interesa saber qué pasa con ellos, . Y una vez que solicité contacto a todos quienes realmente me interesaban, dejé hiper cerrado mi perfil (con todas las configuraciones de privacidad al tope)

Ahora lo pienso dos veces antes de aceptar las solicitudes de amistad que me llegan. Y en varios casos he dicho un no rotundo.

Y sobre las aplicaciones, sólo permití que una aplicación se integrara a mi cuenta: Tetris Friends. Además, decliné hacerme fan de lo primero que encuentre (apenas lo soy de 9 páginas, incluyendo COLAPSO!, Nada será lo mismo, AlternatINFO y la página oficial de FB) y no estoy inscrito en siquiera un grupo.

Ahora tengo un FB nuevo, limpio y ordenado, que da gusto visitarlo. Tan limpio, que ya no se ven todas las porquerías que noté en el articulo aquel, las que me motivaron a eliminar de una mi FB, una medida drástica, que después de todo, sí valió su ejecución.