web analytics

¿Flash o HTML5? Un debate que recién comienza

por

Este mes se estrenó el iPad, pero también Adobe anunció el próximo lanzamiento de su Creative Suite 5, con nuevas versiones de Fireworks, Dreamweaver, InDesign, Photoshop… y Flash.

Ya se han vendido muchos iPads, gracias en parte a la creciente fanaticada de Apple, dispuesta a pagar una fortuna por un aparato al que sólo podrás instalarle las aplicaciones que la compañía de la manzana permita, y que cuenta con un navegador que soporta las tecnologías más recientes de la web, a cambio de no contar con Adobe Flash, situación que difícilmente cambiará en los próximos meses.

El desafío abierto de Apple a Adobe ha impulsado un debate entre quienes diseñamos webs que ya existía desde mucho antes, pero que ahora surge con mayor fuerza, al quedar claro que quizá nunca veamos Flash en el iPhone, el iPod Touch y muy especialmente en el iPad. Porque no tener Flash en un teléfono caro no es crítico, pero sí su ausencia en un aparato con una pantalla que permitiría (si la manzana lo permitiera) disfrutar la experiencia que ofrecen muchas buenas páginas diseñadas en flash como JPEG Interactive (un MUST) Cheese and Burger Society, CO2 Calculator, y, cómo no olvidarlos, los muy populares juegos de Facebook como Tetris Friends, Music Challenge o FarmVille. ¡Qué genial sería usar esas aplicaciones en una pantalla táctil!

Este debate no lo inició el iPad ni menos el iPhone. Sino la aparición de tecnologías que permiten realizar algunas de las cosas que es posible desarrollar en Flash, pero sin recurrir a Flash.

La que más notoriedad ha adquirido en el último tiempo es HTML5. El estándar todavía está empezando a ser explorado por los desarrolladores, por lo que el resultado más visible de su implementación hasta ahora es la posibilidad de ver videos sin tener que recurrir a Flash, como lo permiten YouTube en su web experimental y Vimeo.

Otro buen ejemplo del uso de HTML5, pero no tan conocido, es una aplicación de pintura y retoque fotográfico que me recuerda mucho al Painter (un programa para Windows y Mac que fue adquirido por Corel)

La discusión ya no se puede parar. Y ya surgen quienes dicen que Flash es tecnología del pasado, apoyándose en lo dicho por Steve Jobs en sus presentaciones más otros argumentos que no varían entre fanáticos de la manzana.

Pero el estreno de Flash CS5, un poco después de la presentación del iPad, viene a demostrar no el último intento de un formato agónico para su sobrevivencia, sino que sigue tan vivo y vigoroso como siempre, aunque los Apple-fanboys no lo quieran reconocer.

Para empezar, HTML5 está recién empezando y por si mismo no puede reemplazar en todas sus funciones a Flash. Y para conseguirlo, debe combinarse con otras tecnologías (como Ruby on Rails o AJAX). Sin mencionar otros factores que detallaré más adelante, como su compatibilidad con todos los navegadores, lo que no es posible de momento.

Es cierto que Flash es un devorador de recursos, pero exclusivamente cuando se recurre al plugin para ver algún video, especialmente los ya cada vez más abundantes en HD,  o al correr alguna aplicación compleja, como varios juegos de Facebook.

Y en el caso de los videos, es bueno recordar que Flash nunca fue concebido para esta misión, sino para desarrollar animaciones interactivas o contenidos que eran imposibles desarrollar en HTML en su momento.

Que no se entienda este post como una defensa irrestricta de Flash. Mi opinión va más por la siguiente línea: Si se utiliza realmente bien, Flash es un gran elemento para potenciar una web, pero desafortunadamente son infinitos los ejemplos de mal (pésimo) uso de Adobe Flash, que en conjunto terminaron desprestigiando al formato, y que en algunos casos termináramos odiándolo.

Por ejemplo, en esta ciudad son muchos los webmaster que usan y abusan de Flash, creando no sólo diseños horribles, sino experiencias de navegación que rozan lo inentendible. El mejor ejemplo de semejante infamia: clasificadosantofagasta.cl. ¡ESTÁ LLENA DE AVISOS HECHOS EN FLASH!

Si HTML5 llegó para reemplazar Flash en estos casos de horribles diseños web, mejor que Flash siga vigente, ¿no lo creen?

Sin embargo, hay otra arista que en el presente le está dando nueva vitalidad a Adobe Flash: La Adobe Integrated Runtime, mejor conocida como Adobe AIR. Bajo AIR funcionan variadas aplicaciones que pueden correr tanto en Windows, como en Linux y Mac, destacando los mejores clientes de Twitter como Mixero, TweetDeck (este, el más popular de todos), una versión de Seesmic y DestroyTwitter. ¿Y qué programa se utilizó para desarrollar muchas de las aplicaciones AIR? Pues el ninguneado por los manzaneros Flash.

En conclusión, Adobe Flash no está agonizando como algunos dicen, pero a HTML5 le falta mucho camino para transformarse no en su reemplazo, sino en una tecnología estándar para diseñar webs y, ante todo, una opción. El mismo camino que tomaron otras tecnologías que conviven con nosotros desde hace un buen tiempo y que en su momento también rompieron esquemas, como AJAX (Gmail, Facebook), Ruby on Rails (usada en Twitter web) y hasta el mismo JavaScript o CSS 3.0, que de a poco se está implementando en muchas web más que nada como una opción.

Porque existe un gran factor que no se nos debe olvidar: Internet Explorer. IE no es debidamente compatible con HTML5 y recién lo será en la versión 9, que en estos momentos está en desarrollo. Sin olvidar que aún muchos usuarios siguen navegando con el vetusto y anticuado Internet Explorer 6, que es compatible con todas las tecnologías web disponibles en 2001.

Como se ve, el HTML5 ya instaló un debate que llegó para quedarse y que tomará su tiempo. Una discusión que debe realizarse considerando todas las aristas, y no sólo la visión cerrada de un fanboy.

ETIQUETAS: » » » » » »