web analytics

Expresión única

por

En una vieja crónica escrita en 1999 para la revista “Mecánica Popular”, Francis Pisani comentaba el uso generalizado de Microsoft PowerPoint en Silicon Valley. Como sus usuarios “apenas lo utilizaban porque le tenían miedo”, optaban por el Asistente para autocontenido, que propone un archivo prediseñado, al que sólo falta completarle los datos pertinen-tes. Derivando en que las exposiciones se convirtieron en monótonas y predecibles, ya que todas ellas utilizaban el mismo diseño, con apenas algunas diferencias en las animaciones de los textos.

Programas como PowerPoint, o sus hermanos Word y Excel, han aparentemente mejorado la imagen de los documentos. Pero en realidad no la han mejorado, sino más exactamente homogeneizado.

Todos los documentos formales se componen con la fuente Times New Roman o Arial, tipos que en algunos casos se exigen. Que esto sea objetable o no, lo dejo al juicio de ustedes, pero lo que realmente aburre es que en los documentos no formales, donde podemos usar las tipografías que queramos, se limite a las mismas: Si no son las anteriores, es Comic Sans MS o algo de Impact; y mucho, demasiado WordArt. En la pantalla, un WordArt se ve fabuloso, pero cuando lo imprimes, esa letra sombreada en 3d no se ve como en el monitor, resultando fea y, en demasiadas ocasiones, ilegible.

PowerPoint es cuento aparte. Se ha institucionalizado la idea de que una buena presentación debe contar con la mayor cantidad de efectos de animación posible, así como las fuentes que ya mencioné, dependiendo de su formalidad. También predomina la idea de mostrar diapositivas con párrafos tan densos como éste, que en vez de entretener las disertaciones, las aburren aún más. Pero el gran problema de PowerPoint radica en que si usas una fuente distinta a las mencionadas (como Trebuchet MS, Lucida Sans Unicode o Palatino Linotype), el resultado es decepcionante. Se ve mal, y cuesta leerlo.

Por eso, he optado en ocasiones por Macromedia Flash para apoyar mis presentaciones. En Flash, estas tres fuentes alternativas se verán espectaculares. También Gill Sans MT.

En consecuencia de lo anterior, cada producto realizado en computador que observo, generalmente me provoca una irreversible sensación de monotonía. Baste con asomarse por una de las paletas de avisos en mi universidad. Casi todos los carteles fueron escritos con Times New Roman, lo que se complementa demasiadas veces con auténticos ‘orrores’ de ortografía e ilegibles WordArts. Y son anuncios que ofertan desde pensiones y obras de teatro, hasta última fiesta de moda. Motivos, por lo demás, nada formales.

Pareciera que nadie notara que el PC es nuestra imprenta en miniatura, donde podemos crear documentos sorprendentes e innovadores, como los realizados por las revistas más importantes. Porque si todos vamos a escribir de la misma manera y usando los mismos tipos de letra, mejor volvamos a la máquina de escribir y los diarios murales en papel craft.

Cuando escribí este post, jamás pensé que la presentación para la defensa de mi tesis, la haria con Microsoft PowerPoint.

ETIQUETAS: