Por qué no

por
Clásicos de Colección » 17.08.2009

No votaré por ninguno de los candidatos que se presentará a las elecciones presidenciales.

No votaré por Frei porque tengo buena memoria.La peor política habitacional de la Concertación, construyendo casas en enormes barrios que por default se transformaron en marginales. Jornada Escolar Completa, a 12 años de implementarse quedó demostrado que más horas de clases no significaron mejor educación. Privatización de las sanitarias y las eléctricas, que ahora lamentamos los chilenos… todos grandes cagazos ocurridos en su Gobierno ¿Y quiere repetirse el plato? Frei no More!

No votaré por Piñera por quienes seguramente serán sus ministros en un eventual Gobierno suyo. Representantes de esa derecha retrógada, que pretende imponer su visión de la vida a todo un país, que no necesariamente tiene que compartirla. Chile merece seguir avanzando en libertades personales y seguir rompiendo las barreras impuestas por los conservadores de siempre, Con un Presidente de derecha, con un Gabinete de derecha (y conservadora), seguramente no retrocederemos, pero sí nos quedaremos estancados.

No votaré por Enriquez-Ominami porque todavía es muy cabro para ser Presidente. Necesitas más experiencia, compadre.Pero igual te mereces todos mis respetos por que conseguirás quebrar a una Concertación que ya no da más.

No votaré por Arrate porque representa el mismo viejo marxismo que ya quedó obsoleto ¡Pero si se van a cumplir 20 años de la caída del Muro de Berlin! ¡Actualízense! ¡Miren a Die Linke, la izquierda alemana!

No votaré por Zaldivar porque todavía recuerdo que afirmó que no permitiría candidatos gays en el partido que entonces dirigía porque “van en contra la naturaleza”. ¿La alternativa al duopolio político es un viejo homófobo? NEXT!

ETIQUETAS: »

2 responses to “Por qué no”

  1. entre los 6 no hacen uno lamentablemente. Igual mi voto ya está decidido, pero con una nota de duda gigante, es el miedo a que lo tanto que han prometido no se cumpla y que volver a lo anterior sea lo mejor. Espero que no sea así

  2. […] Estos dos párrafos los escribí yo hace 5 años en este artículo que forma parte de mis clásicos. Ahora que en Argentina finalmente se aprobó el matrimonio gay, es triste, muy triste, darse cuenta que la realidad en Chile no ha cambiado respecto a cómo estaba en 2005. Y menos ahora que las voces de la derecha más retrógada están volviendo a adquirir voz e influencia. Lo que yo también dije que ocurriría con un Presidente de derecha. […]

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *