web analytics

Lo fundamental que debe tener una pareja ideal

por
Personales » 9.10.2010

Pareja. Vaya tema eh. No hace falta explicar lo genial que es enamorarse, porque resultaria demasiado repetitivo. Los que lo hemos vivido, ya sea con alguien del mismo o distinto sexo, sabemos muy bien de qué se trata.

Que el inicio de toda relación es lo máximo. Recuerdo mi pololeo más extenso. Esos primeros seis meses (de los tres años que duró ese noviazgo) fueron realmente geniales. Sentía que había encontrado a aquella persona que complementaría mi vida, aunque no me proyectara mayormente con él. Sólo quería disfrutar cada momento del presente que estuviera junto a David (no es su nombre real, aclaro).

A los cuatro meses, para mi cumpleaños, David me dijo que tenía algo para mi. Fui a su casa, y tenía en un sobre dos anillos. Uno para mi, el otro para él. Para qué les cuento cómo quedé. Esperen que todavía faltaba algo más, por que esa la primera vez que me dijo que me amaba. Creo que le di el beso más laargo que aún recuerde.

Fueron los mejores momentos de ese pololeo esos seis meses. Sí, el mejor sexo que tuve con él fue el que mantuve durante ese periodo, pero realmente no era lo importante, comparado con las horas que podíamos pasar juntos conversando de cualquier cosa, acostados, regaloneandonos.

Aunque estaba enamorado, realmente enamorado, había un problema. Yo no me proyectaba en esta relación. No sólo porque no estaba seguro si seguiría viviendo en Antofa en los siguientes años, sino que varios aspectos de la personalidad de mi entonces pareja me hacían dudar si acaso llegaríamos a funcionar cuando llegara el momento de vivir juntos, lo que nunca sucedió. Esas dudas, que un principio traté de evadirlas a la larga terminaron desgastando la relación.

Ya a los dos años y medio sabía que tenía que terminar con David. Intenté por  varios medios tratar de darle una oportunidad, hasta que finalmente di el paso y finalizé esa larga historia. Lloré mucho, él también (me llamaba de vez en cuando pa decirme que regresaramos), pero al final me senti aliviado. La separación fue definitiva.

Hace un par de semanas lo volvi a ver. Mientras él trabajaba en una heladeria del mall de Antofa. Conversé un rato con él y al darme cuenta que seguia siendo el mismo,  como que más se confirmó que hice muy bien en terminar esa historia.

Ahora estoy soltero, después de intentos que no funcionaron, pero de los que también aprendí harto (el hombre nunca deja de aprender, eso es verdad) pero no estoy cerrado a iniciar una relación, en caso de encontrar a alguien especial (comparen con hace un año exacto, que no quería nada con nadie xD), sin embargo, ahora las cosas me las tomo con mucha más calma.

Porque quizá lo más importante que busco en una persona lo aprendí de todos mis errores sentimentales de antaño: Que tenga bien claro qué quiere hacer con su vida y que se respete mucho, porque con eso, se crea un cimiento más sólido de lo que un principio puede ser una muy linda relación, que se construye como una casa. Y los cimientos permitirán que la casa se mantenga, al momento del primer terremoto, es decir, cuando surjan sus primeros problemas o cuestionamientos.

  • Ay el amorsh… por más que uno reniegue de eso, es anti natura evitar sentirse atraído a alguien. Pasa y pasa… los científicos dicen que son reacciones químicas… los creyentes que es un plan del Pulento… en fin, son cosas que pasan y no se pueden evitar.

    Dicen algunos que lo mejor es no buscar, otros lo contrario… nadie tiene la fórmula secreta, sólo pasa y ya. Es así. Hay que dejarse querer y querer :)

    C’est la vie.

  • ah, y me llamo Eduardo Woo xD